Pablo Zalaquett

Desde muy joven sentí vocación por el trabajo por la comunidad.  Empecé a mis 17 años colaborando  para fundaciones como la Fundación Dennpaz, Gente Nueva, Chile Unido y el Movimiento Religioso Católico Legionarios de Cristo.  Me motivaba el trabajo por los más necesitados de la sociedad y la promoción de valores como el civismo, la solidaridad y el sentido comunitario


Mi interés por la política creció con el tiempo y tuve la oportunidad de trabajar con Hernán Buchi liderando las juventudes de su comando.  En esta época logré recorrer Chile, ver distintas realidades y llegar a la conclusión de que mi vocación en la vida debía ser servir a mi país


Durante el desarrollo de mis estudios universitarios, mantuve mi pasión hasta que en el 2000 se me convocó para presentarme como alcalde por La Florida.  ¡Y lo conseguí! Desde la posición de alcalde sentía una profunda satisfacción en ver cómo proyectos se transformaron en realidades, cómo aliviamos males y cómo podíamos poner a disposición de los más necesitados todo nuestro esfuerzo.  


Transformamos La Florida en ocho años.  Pese a que empezamos con un déficit presupuestario importante y con una comuna llena de carencias, de la mano de los vecinos, logramos mejorar la vida de miles de personas


Luego de ocho años, decidí seguir mi carrera política como alcalde para Santiago y, nuevamente, cumplí con la meta.  Fueron años duros, maravillosos, que me enseñaron mucho.  En el 2010 vivimos un devastador terremoto, en el 2011 protestas estudiantiles y otros eventos que me pusieron a prueba.  Al final, conseguimos salir adelante y dejar Santiago mejor. 


Después de mi último periodo como alcalde, volví al mundo empresarial, escribí mi primer libro, me dediqué a mi familia.  Han pasado algunos años desde entonces, y confieso nunca dejé de sentir mi vocación real: la de servidor público.  

Después de las manifestaciones de octubre de 2019 y sus consecuencias, ese sentir ha crecido.  Ver a mi país desunido, sin ánimos de escuchar, corregir y seguir adelante me resulta difícil.  Por ello he decidido volver a la política, porque he decidido sumarme a la necesidad imperiosa unir esfuerzos y construir juntos nuestra mejor versión.  

#SíSePuede

 

Una visión, nuestra mejor versión

Nos identifican los valores que fundan esta nación. Valores que son nuestro suelo común, nuestro punto de partida.  


Responsabilidad, solidaridad, libertad, fraternidad y la búsqueda de la felicidad son los valores que componen el cimiento de donde podemos seguir construyendo nuestra mejor versión.


El camino no será siempre fácil, las decisiones no serán sencillas, las respuestas no serán obvias. Pero podemos emprender el camino del cambio para mejorar, camino espero sea de nunca acabar.

Emprender el paso hacia un Chile más seguro, más eficiente, donde el desarrollo sustentable es más que un cliché y el progreso está al alcance de todos, #SíSePuede.

 

Construyamos juntos el mejor lugar para vivir y trabajar.

Para más información, suscríbete.

 
 

©2020 por Pablo Zalaquett. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now