Pongámonos serios, de una vez

Actualizado: jun 5

Millones de contagiados, miles de muertos a nivel mundial y todavía hay quienes no entienden la gravedad de la situación. Como prueba de lo anterior está lo que sucedió en Maipú. Fiestas con 400 de asistentes y una alcaldesa cuyas coreografías se han viralizado por redes sociales, además de un poder judicial blando. Combinación poco ideal cuando de una pandemia se trata. He sido alcalde y por la incertidumbre que vivimos, comprendo que muchas medidas parecen precarias. Pero, de cometer errores a convertir una pandemia en un espectáculo hay un buen trecho. Hoy, en Maipú, tenemos poco que celebrar y bailar. El ambiente convoca solemnidad y más aún por parte de autoridades. Coreografías, inofensivas en otro momento, hoy se apartan de la realidad país, que ha cobrado la vida de centenares de chilenos. Entiendo al gobierno cuando mantiene reservas con algunos alcaldes. Imposible darle más capacidad de acción a quién está en pleno concurso de popularidad. ¿Cómo explicar al país que en medio de un toque de queda, se haya organizado una fiesta clandestina con 400 asistentes? ¿Cómo entender que al organizador de un evento masivo que quebró la ley se le sanciona inicialmente mediante arresto domiciliario? Cuando millones de chilenos estamos sometidos a permanecer en cuarentena desde hace meses. La tibieza de esta sanción subliminalmente envía un mensaje: no hay consecuencias. ¿Por qué esperar efectos peores para reaccionar? Basta con mirar al exterior para saber lo que pasa cuando prima la irresponsabilidad. Ojalá no tengamos que llegar al más tenebroso escenario para ver si de una vez nos ponemos serios.


Fuente: La Segunda



#democracia #congreso #derechoinstitucional


https://twitter.com/PabloZalaquettS/status/1257754172616773635

3 vistas
 
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Instagram

©2020 por Pablo Zalaquett. Creada con Wix.com