Una apuesta de futuro


La llegada del Covid-19 nos obligó a enfocarnos de nuevo en lo que realmente importa: las person

as y su calidad de vida. El rol de las autoridades locales ha sido y es esencial cuando se trata de mejorar el día a día de los ciudadanos. Por ello, es desde las municipalidades que debemos apostar por pasar al siguiente nivel: comunas smart pero, esta vez, transversal y coordinadamente al servicio de las necesidades de los vecinos.


La seguridad se puede atender de mejor forma a través de la implementación de sistemas inteligentes de vigilancia, denuncia y control. Hablo de una oferta de seguridad 2.0. Por ejemplo, en Singapur, Pittsburgh y Denver se utiliza el internet de las cosas (IoT) para generar redes eficientes que permiten la coordinación entre los distintos actores vinculados a la seguridad ciudadana. Esto ha agilizado la atención de incidentes, mejorado la vigilancia y ha contribuido en la temprana investigación de hechos delictuales.


La iluminación estimula la vida de barrio y aumenta la seguridad pero, puede ser mucho más que eso. En Estados Unidos, precisamente en Los Ángeles, la instalación de un sistema de luminarias públicas smart ha optimizado la evaluación medioambiental, ha favorecido el dar una respuesta ágil frente a ruidos molestos o excesivos y también ha mejorado la gestión de tráfico y la movilidad.


Los sistemas inteligentes hacen que el uso de los recursos sea aún más eficiente y la sustentabilidad sea fácil de entender y poner en práctica. En San Bartolomé de Tirajana, España, se ha apostado por el riego inteligente con el cual, a través de sensores de humedad se mantienen, automáticamente, las áreas verdes públicas y se controlan plagas. Con esta medida se ha llegado a ahorrar un 41% del agua destinada a riego en la ciudad. Acercar este tipo de tecnología a los vecinos es fundamental para estimular el uso adecuado del agua en los sistemas de riego también desde sus viviendas.


Todos los ejemplos internacionales que menciono, y los muchos otros que existen, nos demuestran que con ganas, creatividad y visión una comuna smart se puede transformar en una herramienta transversal que nos facilite atender, de múltiples formas, las necesidades de los vecinos. Alcanzar una gestión local más eficiente y más innovadora es un reto que siempre debemos perseguir. Y sí, se puede.



Pablo Zalaquett

Ex-Alcalde de Santiago y La Florida


6 vistas
 
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Instagram

©2020 por Pablo Zalaquett. Creada con Wix.com